27 marzo, 2007

Fotografía en Murcia (I). Feria Regional del Libro.

No me gusta pensar que leer libros te hace mejor persona. Es una idea peligrosa. Si crees en ella, probablemente leas muchos libros y probablemente te creas mejor que los demás. Tampoco suelen gustarme las campañas de fomento de la lectura. No es que me parezcan peligrosas, es que me parecen repelentes. Todo ese rollo de “abre un libro y abrirás tu mente” me resulta cursi y tópico. Y es por cosas así que me divierte tanto la campaña de la Feria del Libro de Murcia. La protagonista de esta foto no se ha vuelto soñadora con los libros: se ha vuelto loca. Leer, por más que lo disfracemos, es una depravación del hombre como animal social. Es un disparate pensar que nos vuelve más listos: nos vuelve inútiles e insociables. Me gusta que esta campaña pagada por el ayuntamiento murciano presente la lectura como un acto tan deliciosamente siniestro. La han hecho unos tipos que se llaman Germinal y que también son de Murcia. Bravo por ellos.
Artículos relacionados: Anuncios que molan (I). Anti-plasta murciano.

2 comentarios:

Magapola dijo...

No te gusta pensar que los libros te hacen más listo pero te gusta pensar que leer es una depravación del hombre como animal social.

Toma ya.

¿Seguro que estás bien, Rfa.?

Rfa. dijo...

Sí, querida Magapola, estoy bien. Lo que digo no es nuevo. Ya se ha dicho muchas veces aquí y en Sindrogámico: los libros no son buenos porque sean libros. Igual que las películas no son buenas porque sean cine, o los cuadros porque sean cuadros. Pero en general se piensa lo contario. O al menos se piensa que el que lee libros, va al cine y visita muchas exposiciones es mejor que el que se pasa el día viendo la tele. Yo mismo, que padezco de una pizca de culturetismo, lo pienso a veces. Pero intuyo que estoy equivocado.
Hay grandes libros sobre gente que se ha vuelto loca después de leer demasiado. El Quijote, por ejemplo. O Madame Bovari. Por supuesto, mi visión es sesgada y hasta un poco demagoga, pero estamos en un blog y las cosas, cuanto más simples y sencillas, más fácil entran. Para matizar están los comentarios.