30 septiembre, 2008

Anuncios que molan (I). Anti-plasta murciano.

El invento más portentoso que he manejado jamás es la cinta americana. O cinta guiri, que es como yo la llamo. Si viajas con un rollo en la mochila puedes estar más tranquilo que cuando te dormías con los cuatro ángeles de la guarda sentados en las esquinas de la cama. Gracias a su extraordinaria dureza y a su insólito poder de adherencia, está demostrado que la cinta guiri vale lo mismo para un roto, un descosido o hasta una fractura de fémur. Sólo hay que ponerle empeño y una fe tan ciega como la que yo tengo; al final siempre funciona. En el otoño murciano, que es la estación más propicia a las letras, lo han usado para fomentar la lectura. Con un poco de cinta guiri y una funda de condón, los creativos de una agencia llamada Fundación 33 se han currado el Anti-plastas, un artilugio de eficacia inapelable. Tan fácil de usar que apenas necesita instrucciones, sólo cuatro dibujos. El único efecto secundario es que te quedas sin amigos. Pero… ¿quién quiere amigos, cuando tienes un libro? Para ver aplicaciones del Anti-pasta, sólo hay que pinchar en "leer más".



3 comentarios:

Walter Kung Fu dijo...

Madre mía, ¡cómo están en Murcia! Divertida y acertada campaña.

Alis dijo...

Es muy chulo ir descubriendo las diferentes versiones de plastas repartidas por las marquesinas de las paradas de bus por toda la ciudad, hasta que al final ves el cartel con las instrucciones del anti-plasta, y se completa la campaña. La buena publicidad es un gustazo.

Miguel dijo...

Es una pena que al final vayas a la tal feria y sólo te encuentras lo que te puedes encontrar en cualquier librería cualquier otro día del año y al mismo precio... Eso y mierda descartada por miles de ciudades que además no tendrán ni tan siquiera un precio sorprendente. Al final la cinta americana habría que usarla para cerrar algún que otro tenderete... Pero qué más da, la gente sólo quiere comprar El niño del pijama a rayas