28 octubre, 2007

El jinete polaco. La estatua de Varsovia.

En Varsovia todavía quedan estatuas gigantescas que recuerdan la megalomanía de los regímenes comunistas. Algunas, como ésta, casi parecen un retrato de Lennin. La foto me gusta por el contraste entre las dos figuras, la chica que estudia y la escultura a su lado. Frente a la monumentalidad de la estatua, la chica parece diminuta, casi invisible. Y algo parecido ocurre con las actitudes: el señor posa envarado, con la solemnidad propia de las alegorías, mientras que la muchacha ni siquiera se entera de que está posando. Es una buena ironía.

2 comentarios:

Mega dijo...

¿Sostiene una paleta de pintor este coloso? De ser así, mientras él estaría representando la alegoría de la pintura, ella podría ser la misma personificación del estudio, de las ciencias, por ejemplo; aunque aquí más parezca que tengan los papeles cambiados...

Otra duda: ¿Puede ser un pintor un coloso?
;-)

Alis dijo...

Me temo que es un libro lo que el gigante de piedra sujeta, mega. Frente al libro usado como alegoría, como símbolo de poder, el libro leído con verdadera curiosidad y ganas de aprender.