30 octubre, 2007

El jinete polaco. Dos chicas en Varsovia.

He dejado para el final una de mis fotos favoritas de la serie. La hice en Varsovia, una tarde de lluvia. Estas dos chicas pertenecían a un extraño grupo que no supe comprender muy bien a qué se dedicaba. Eran unos quince o veinte chavales, todos vestidos como si fuesen boy-scouts, que se habían reunido alrededor del monumento a la resistencia polaca durante la Segunda Guerra Mundial. Las dos chicas y sus compañeros tenían velas encendidas, y unos monitores les daban instrucciones en polaco. Como estaba lloviendo no pude quedarme a ver el final de la fiesta, pero hice esta foto. Me gusta, sobre todo, por el contraste de actitudes: una mira a su amiga, y la otra nos mira a nosotros; una sonríe, la otra está seria.

4 comentarios:

Alis dijo...

A mí me gusta por los uniformes. ¡Hacía tiempo que no veía unos uniformes tan perfectos en el cumplimiento de hasta el más mínimo detalle de la ortodoxia uniformizadora!

Magapola dijo...

Los calcetines... ¡el detalle de os calcetines!

Mega dijo...

Me gusta especialmente que no se vean las velas que sostienen, que el uniforme se manifieste en los gestos. Habría que ver si también en los pensamientos...

Luis dijo...

Son, efectivamente, girls-scouts, pero que en Polonia no se llaman así.

Un saludo