26 junio, 2007

Paisajes habitados. Berlín.

Hoy toca una foto de Berlín. La he escogido por dos motivos. En primer lugar, porque es una foto muy sencilla que, sin embargo, contiene toda la información necesaria para hacerse una idea de cómo es la ciudad: el muro y las hamacas. Y en segundo lugar, por un motivo mucho más importante: porque mi gran amigo Mikto Kuai se va a vivir allí mañana, y quería enviarle un mensaje a modo de despedida. Como Berlín es la ciudad más metafórica del mundo, fotos como ésta sirven para decir lo que uno quiera. Pero por si acaso alguien anda falto de imaginación y no me entiende, yo doy pistas: ¿qué pueden significar dos hamacas juntas en el mismo lado de un muro que divide el mundo? Seguro que lo adivinas, querido Mikto Kuai. Y espero que no se te olvide.

7 comentarios:

ese dijo...

Preciosa ciudad para vivir. Llena de vida, inquietudes y gente con ganas de hacer cosas.

Que disfrutes de su hospitalidad Mikto.

Itsaso dijo...

Sin duda una ciudad con mucha historia. No me importaria visitarla.

Á. Matía dijo...

Berlín es una de las ciudades europeas que siempre he querido visitar. Aunque lo estudiemos en Historia no han pasado aún 20 años desde la caída del muro y la historia sigue tan reciente...

June Fernández dijo...

Preciosa imagen y precioso mensaje. O al menos la lectura que hago de él, que tal vez no sea la acertada porque hoy necesito que algo me transmita fraternidad y esperanza.

Rfa. dijo...

ese: Yo aun diría más: "joven". Berlín es una ciudad joven, la más joven que he conocido. Y quizás ahí esté la explicación de todo lo que tú dices.
itsaso: La historia de Berlín es la historia de Europa en una época en que la historia de Europa era la historia del mundo. O sea, que Berlín, con su muro levantado y su muro caído, es como la muñeca rusa que te encuentras al final del todo: la más pequeña pero la más importante.
á.matía: Pese a lo que le he dicho a itsaso, no creas que Berlín respira tanta historia en la actualidad. Apenas quedan cachos de muro, y a veces resulta imposible saber dónde estaba el este y dónde el oeste. Quizás en eso resida parte de su encanto: en que tienes que mirar bien para no perderte nada. Y claro, al final terminas dejándote la piel.
june: La lectura que has hecho del mensaje es la correcta, tenlo por seguro.

Walter Kung Fu dijo...

Otra de mis preferidas.

mikto kuai dijo...

Muchas gracias Rfa. Enorme foto, con esos tres elementos en un juego que puede verse por momentos como semi-perverso. A ver si puedo instalarme ya en condiciones por esta ciudad y voy recuperando tantos posts que me estoy perdiendo. Gracias ese, de momento disfruto de esa hospitalidad :-)