09 julio, 2007

IVAM. La velocidad y la pedantería.

Ya he comentado alguna vez cuánto me divierte la intelectualidad como fachada del vacío. Sobre todo, me fascina el poder del lenguaje pedante para enmascarar la nada y dejar al personal con cara de idiota. El otro día, en Valencia, tuve la oportunidad de volver a disfrutarlo. En el IVAM han montado una exposición que se titula Speed y que funciona como un cajón de sastre donde han metido a un montón de artistas bastante molones. Lo mejor, sin embargo, es el texto de introducción. Me parece tan perfecto en su pretenciosa vacuidad que me he tomado la molestia de copiarlo. Este tipo de joyas de la pedantería no deberían perderse. Recomiendo a todo el que sienta curiosidad que pinche en “leer más” y le eche un ojo. Y que nadie se dé por vencido con las primeras frases, que lo mejor viene al final. Juro que no me he inventado ni una coma.

"El objetivo de esta primera exposición es evocar el movimiento natural, no inducido por la tecnología de la Revolución Industrial, y en relación con ello, se pone bajo el manto de una visión de la naturaleza que todavía no cuenta con otros recursos dinámicos que la tracción animal o la de la propia dinámica física de la naturaleza en todos sus complejos niveles; esto es: la naturaleza en sí y por sí, libre de cualquier determinación ajena y, por tanto, determinante. Es cierto que podría parecer, en principio, una extrapolación tratar de esta cuestión a través de artistas actuales, que han trabajado y trabajan no sólo dentro del marco de la Revolución Industrial, sino en lo que hoy se llama la era post-industrial. El arte, sin embargo, sin renunciar a ningún nuevo material o técnica, tampoco ha renunciado jamás a la memoria, que no es sólo el pasado, sino el cuestionamiento crítico de lo que circunstancialmente tiene ese pasado como pérdida. En este sentido, muchos de los movimientos de vanguardia aún operativos, como los del Land Art y sus derivados, así como todas las preocupaciones actuales en relación con la ecología, demuestran la función crítica de la memoria artística, así como también, incluso a través de la ciencia actual, nos hacen conscientes de perspectivas que salen de la escala del tiempo vista simplemente como “actualidad”. La selección de artistas es obviamente indiciaria, lo que significa que no están aquí por una mera razón individual, sino como plataforma de interrogantes y problemas".

13 comentarios:

Alis dijo...

Qué malo eres... ¡con las iniciativas tan chulas que tiene el IVAM!

Sarita dijo...

¿Sabes qué? Me congratula saber que te divierte toda referencia a la pedantería. Sin embargo, tengo que decirte que a mí me aburren de mala manera. Y el texto en cuestión que ha escrito alguien del IVAM ha sido lo más aburrido que he leído jamás.
¡Madre mía! Pero si hay frases de más de cinco líneas. ¡Horroroso!
Esto me ha recordado a algo que contó un profesor de la Universidad: en sus comienzos como periodista, allá por el año 100 a.D., trabajó como meritorio en un periódico de tirada nacional. Hasta ahí bien, pero el caso es que él era el futurólogo. Me explico, se dedicaba a escribir las 4 líneas de cada signo zodiacal. Eso día tras día. Al cabo de los meses se enteró de que existía un programa de orden de palabras. Este programa escogía al azar un sujeto, un verbo, adjetivos, etc. De esta manera, mi profesor logró que esa máquina de mezcla de palabras le hiciera el trabajo. Resultado: la máquina hacía divinamente el cometido y él perdió su curro. Conclusión: creo que el texto del IVAM ha sido realizado eficazmente por ese programa que usaba mi profesor para escribir la columna del horóscopo.
Total, que es un rollo incoherente e inútil. Bueno, eso creo porque no he pasado de la séptima línea.
Bueno majo, recuerdos a Ali. Pásatelo bien en tus viajes. Yo he vuelto a Drive, ya te contaré, te echo de menos,...
Sarita

mikto kuai dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mikto kuai dijo...

jo jo jo, impresionante texto, te juro que por momentos mi cerebro se bloqueaba pidiendo auxilio, he tenido que leer algunas frases como unas cuatro veces para darme cuenta de que no sería capaz de entenderlas.

A mi en realidad me da la risa, me ha recordado a esa imagen de las películas (y que ya te comenté alguna vez como perfecta explicación para estas cosas) de un coche que se salta la primera valla del "no pasar, obras"... la segunda... la tercera... ¡dios, la cuarta!... ¡ala! ¡la quinta!... hasta que finalmente cae al mar estrepitosamente y se ahoga. Si es que cuando uno se salta tantas vallas la cosa se convierte en un auténtico chiste que puede llegar a ser muy divertido, y si no que se lo digan a Aronofsky y su fuente. El tema es que Aronofsky quiso ser serio, me cuesta creer que lo del IVAM no sea premeditado...

mikto kuai dijo...

Por cierto, el del comentario suprimido he sido yo conmigo mismo... juas, perdón... un pequeño fallo técnico...

Walter Kung Fu dijo...

Volvemos: "¿Qué es el Arte?"
Seguimos: "Al leer ese texto se me quedó la misma cara de poker que cuando leo otras similares en museos, incluso en el Rockdeluxe. Pero así es el fantástico mundo del Arte aunque las malas lenguas dicen que en el IVAM es peor."

Miguel dijo...

Lo que dice del Land art es una estupidez. Principalmente porque no existe esa etiqueta, como no sea para decir: "me gusta el Land Art" como puedes decir me gusta el pop. Comparar, por ejemplo, a Robert Smithson con Long es como comparar a los Beatles con David Bisbal.

Á. Matía dijo...

¡Ya pensé que no volviais!

Un saludo

June dijo...

Yo soy partidaria de describir lo mínimo posible para no caer en ésto. Y estoy de acuerdo contigo: cosas así no se debieran perder. Habría que hacer una colección, exposición o algo con las mayores muestras de snobismo, pedantería y pretenciosidad (pretenciosidad. ¿se dice así).

Isabel dijo...

Interesante blog, llegué a el por tu video en you tube. Así que los enlazaré. Cuando puedan den una vuelta por oleosymusica.wordpress.com

Á. Matía dijo...

TOC, TOC, TOC...

mikto kuai dijo...

Creo que han olvido poner el cartel de "cerrado por vacaciones"... :-D

Kay dijo...

He de confesar que me fascinan esta clase de textos. Sí es engorroso y pedante ¿y? Me gusta esta parte: El arte, sin embargo, sin renunciar a ningún nuevo material o técnica, tampoco ha renunciado jamás a la memoria, que no es sólo el pasado, sino el cuestionamiento crítico de lo que circunstancialmente tiene ese pasado como pérdida.

Un saludo!