11 mayo, 2007

¿Cuánto cuestan las fotos que cuentan?

Tengo una amiga alemana que está de Erasmus en Madrid. Mi amiga, por eso de ser alemana, tiene la rara habilidad de distinguir en nosotros, los españoles, algunas cosas que nos son propias. Me lo demostró el día que se fue a Lavapies, entró en un anticuario, se pasó dos horas rebuscando entre cachivaches y compró diez o doce fotos viejas. Cuando vi aquellas imágenes me quedé asombrado: en ellas estaba nuestra personalidad. Eran fotos anónimas de gente en la calle o de vacaciones en la playa, pero todas juntas producían el inesperado efecto de retratar a un pueblo. O, al menos, al pueblo que fuimos.
En la Comunidad de Madrid deben de tener también a alguien con la misma habilidad rara de mi amiga alemana, porque acaban de anunciar que quieren hacer un retrato igual de anónimo e igual de colectivo. Pero ellos son más listos: en lugar de pagar a los anticuarios, piden a la gente que done sus fotos. Toda la ciudad está llena de carteles apelando a la generosidad del ciudadano corriente. "Tus fotos cuentan", dicen, y te invitan a que las regales por correo o por escánder. A cambio te dan un diploma acreditativo, donde supongo que te atribuirán el honor de haber contribuído a la creación del Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid (con mayúsculas). La iniciativa es, sin duda, interesante. De hecho, ya tienen una página llena de fotos chulísimas. Pero como yo me muevo en un mundo donde las imágenes no sólo cuentan, sino que también cuestan, es inevitable que me haga una pregunta: ¿no habría sido más justo que los fotógrafos se llevasen otra compensación, aparte de honor? Quizás habría bastado con que disfrazasen la iniciativa de concurso y diesen premios, ¿no? ¿O será que yo he perdido toda mi generosidad?

2 comentarios:

Alis dijo...

No había sido realmente consciente de los carteles de los que hablas, y por tanto no tengo noticia de la iniciativa, pero me parece que si le hubieran dado formato de concurso se habría perdido parte del espíritu. En el fondo, una de las características principales (y más chulas) de ese retrato anónimo pero colectivo, será el hecho de que haya sido hecho también de forma colectiva (pues todos podemos participar) y a la vez anónima (pues, como dices, la figura del autor se diluye).

En cualquier caso, no parece que la convocatoria se dirija a fotógrafos profesionales, lo cual sí haría inmoral la falta de compensación económica. Y si me preguntas qué es lo que hace que el trabajo del fotógrafo deba ser remunerado y el de los demás no, te diré que la misma diferencia que hace que en una película al actor le paguen un pastón, y al que aparece de fondo comiéndose una hamburguesa, no le paguen un duro.(o bien unas perrillas, si es un extra).

César dijo...

Ahiii que gipitos!!! Jeje.
Yo opino como Rafa, ya que probablemente además de retribuir la labor cre que ayudaría a darle más nivel a esas fotografias. Es triste pero esto funciona asi...
¿Creeis que se puede llegar a lograr esa retribución a base de la "fama" que pudiese recibir un fotografo en concreto?